El pasado 30 de enero de 2015, con motivo de la celebración del día mundial de la Paz, Don Pedro José Mateos docente del CCE Reyes Católicos y organizador del día de la Paz en nuestro Centro leyó el manifiesto que a continuación reproducimos:

» Día Escolar de la no  Violencia y de la  Paz »

Un 30 de enero de 1948 fue asesinado Mahatma Gandhi, ideólogo y líder mundial de la no violencia, su asesino fue un joven fanático hindú integracionista.Dieciséis años después, que paradoja, se estableció, para conmemorar su recuerdo, ese día 30 de enero como el Día escolar de la no violencia y de la paz, reconocido por la UNESCO ( Org de las UN para la educación , la ciencia y la cultura)  en 1993. El lema de este día es amor universal, no violencia y paz, es decir amor frente al egoísmo, la no violencia es mejor que la violencia y la paz preferible a la guerra.

Este año, nuestro centro, El Reyes, para celebrar este día, influenciado quizás por la cercanía de los 25 años de la caída del muro de Berlín, eligió construir un muro de la paz, muro que habéis hecho entre todos. El derribo del muro de Berlín constituyó un símbolo mundial, significaba que la división creada en la IIGM había acabado; que había libertad para transitar a ambos lados de él;  que las familias podían unirse de nuevo; que no habría más muertos por su causa, pero también significaba algo más, representaba el poder de la gente para derribar cualquier muro, físico o imaginario, que separaba y que fuera causa de odio, dolor o muerte.

Tristemente su caída no supuso el final de los muros, esa explosión de alegría no creo aprendizaje, a no levantar otros,  en otros lugares se construyeron, de forma física, en Palestina; en la frontera México-USA, incluso en nuestras provincias del norte de África, otros no pueden verse pero existen son la diferencia entre desarrollo y subdesarrollo; entre religiones y mundo seglar; entre hombres y mujeres…  Nosotros, derribando nuestro muro queremos proclamar que el mundo no necesita muros, físicos o imaginarios, ni nada que nos separe sino que nos una.