(Profesor Otoniel Trujillo). El taller de ajedrez es un espacio que ha servido para canalizar la energía de los estudiantes hacia una actividad mental y de concentración convirtiéndose en un buen complemento a toda la actividad física y académica a la que se enfrentan ya que ponen a prueba su carácter, su habilidad intelectual y su estado emocional. Este año el taller de ajedrez, que aporta formación integral de nuestro alumnado, cuenta con nuevos integrantes ansiosos de explorar el enigmático mundo de las 64 casillas y participar en festivales y torneos.

Captura de pantalla 2018-03-09 a las 7.24.04

De esta manera se han formado varios niveles dentro de los grupos representativos; los nuevos han empezado a desarrollar actividades básicas sobre movimiento de las piezas y normas en general y los más avanzados desarrollando técnicas para aplicar en las partidas y con la experiencia acumulada obtener emocionantes y motivantes victorias en el tablero. Lo más importante es que todos están aprendiendo a disfrutar del juego, fortalecer los lazos de amistad y crecer día a día con los beneficios que trae la práctica del ajedrez: mejora la concentración, la memoria, la planificación, la precisión, la atención, el análisis, la síntesis, el razonamiento lógico-matemático, la creatividad, la imaginación, el respeto por las normas, la organización, la responsabilidad, el control emocional, mejora también la autoestima y enseña a tomar decisiones, entre otros.