¿Por qué la profesora de francés habló esta semana de Estados Unidos en clase? ¿Se ha vuelto loca hay alguna relación entre ambos países? El estudiantado de 4º ESO descubrió la respuesta gracias a una charla sobre el legado que dejaron los colonos franceses en América desde el siglo XVI, especialmente visible hoy en día en Luisiana. El alumnado vivió en primera persona la principal atracción turística de dicho estado, el Carnaval de Nueva Orléans, cuyo día grande tiene nombre francés: Mardi Gras.

Alumnado celebrando el Mardi Gras
Alumnado celebrando el Mardi Gras

Tras un repaso visual de la arquitectura, la música y la gastronomía herederas de los galos, llegó el momento de ponerse los antifaces y bailar emulando las verbenas populares de la comunidad francófona, denominada cajun.

Alumnado ensayando el pasos de baile.
Alumnado ensayando pasos de baile.

Cada grupo de estudiantes enseñó a los demás pasos de danzas tradicionales, como el jig o el gracioso paseíto del caimán. El ritmo desenfrenado del violín, el acordeón y la guitarra nos trasladaron a las orillas del río Misisipi. La ganadora del concurso de cultura cajun, Daniela Garabito, se llevó a su casa un queso Camembert, mientras que todas las finalistas se sintieron reinas del Carnaval con unas máscaras ornamentadas con los colores del Mardi Gras: verde, violeta y dorado.

Alumnas con máscaras.
Alumnas con máscaras.